fbpx

Nau Ivanow. Espai de residències d’arts escèniques

‘Gira el món’ y vuelve a la Nau – crónica del viaje a Chile

Con nuestro proyecto de #LaNaualMón desplegábamos el 4 de junio nuestro conocimiento sobre las residencias de creación en Balmaceda Arte Joven Valparaíso, un espacio clave en el desarrollo artístico de la escena emergente de Valparaíso, en Chile. Hablamos de jóvenes compañías, de intercambios internacionales y de profesionalización. Por la mañana pudimos explicar también nuestra experiencia internacional y el trabajo que hacemos con la Red de Teatros Alternativos, una red donde formamos parte.

En la tarde del 4 de junio nuestra compañía residente Projecte Ingenu hizo una clínica, una clase práctica con la gente del territorio. Bajo el título “el coro trágico en las Artes Escénicas contemporáneas” se reunieron varios jóvenes para hacer este intercambio.

El concepto de residencia está pervertido, porque se entiende como el alquiler (o la cesión) de un espacio a una compañía para que ensaye. Sin embargo, en el ámbito internacional, esta ayuda lleva incorporada una partida de sueldos de los intérpretes. Poco a poco nuestro proyecto de internacionalización de las compañías, va dando sus frutos.

Muchas gracias también a Acción Cultural Española, AC/E para la ayuda, sin ellos no habría sido posible llevar #laNaualMón a miles de de kilómetres de La Sagrera.

Residencia de Projecte Ingenu en el espacio Checoeslovaquia

Projecte Ingenu continuó su residéncia en el espacio Checoeslovaquia de Santiago de Chile. Esta residencia internacional fue un intercambio con compañías locales, fruto de nuestro proyecto de movilidad e internacionalización de las compañías catalanas. Con cinco actores chilenos hizo una muestra de “Fusilando con amor” en el espacio Checoeslovaquia.

Esta ha sido la experiencia que ha vivido Christian Chaparro, uno de los integrantes chilenos de esta obra conjunta:

Todo partió con una inesperada llamada a principios de mayo, que recibí de mi amigo Sebastian, del Espacio Checoslovaquia. Sí, ese maravilloso espacio que se autodefine como “un lugar por inventar”. 
La cosa es que, invento o no, me invitó a participar de una residencia artística que vendrían a realizar en Santiago de Chile un grupo de artistas catalanes por un mes. A decir verdad, la propuesta se diluyó en una alegría infinita dentro de mí. Cuando eso sucede, por lo general las personas dejamos de escuchar lo que se nos dice, por lo menos eso me pasa a mí. Si hubiese tenido que mirarme en ese momento, seguro que en mi rostro se dibujaba la sonrisa de La Gioconda con todo su enigma, pero a la vez con el sosiego de haber encontrado un trozo, un gran trozo de dicha, de felicidad. 
Fue así, que en mi nueva condición de Mono Liso, me escuché diciendo que sí, que lo único qué quería era estar ese mes en la Residencia Artística con Projecte Ingenu. 
Y partimos con una reunión una tarde con Neus, Marc, Toni y Martí. Xavi se integraría luego, él aún no llegaba. La impresión de esa primera reunión fue un anticipo, un delicioso aperitivo de lo que vendría luego. Esto se puede resumir en amor por nuestro oficio, talento, generosidad, respeto, disciplina, humildad, … y tantas otras cosas bellas y buenas que, en lo personal, me hicieron estar un mes, de verdad que un mes entero en una profunda emoción, en una gran alegría, en una nube. 
Llegar cada mañana a trabajar en lo que más me gusta, con personas dispuestas a jugar con tanta seriedad, a la vez de relajo y contar una o varias o ninguna historia era simplemente la felicidad. 
No se si sea pertinente contar todo lo que vivimos y lo que pasamos para llegar a lo que fue la muestra de ese mes de trabajo, que tiene como título “Fusilando con Amor”. Lo que sí me parece pertinente es decir que la ilusión se me alojó en ese lugar del corazón al cual puedo volver en el momento que quiera, y que todo va a estar en el sitio en que Neus, Marc, Toni, Martí y Xavi lo dejaron. 
Preciosos míos, simplemente GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS. 
Los quiero siempre.