Nómadas en Almagro – Crónica del viaje al Festival de Teatro Clásico de Almagro

Ayuntamiento de Almagro
A finales de julio del 2018 la Escuela del Espectador de la Sagrera hizo su viaje más largo hasta la fecha. Carretera y manta, fuimos hasta Almagro, cerca de Ciudad Real, donde se celebraba el Festival de Teatro Clásico de Almagro, certamen con más de 40 años de trayectoria. El objetivo era volver a ver la obra Juana Inés, paráfrasis de sí misma de Teatro Nómada y Teatro Estudio TEES, ganadores del primer Ciclo Internacional DespertaLab el 2017. Y así fue, disfrutamos una vez más de la emoción de esta pieza mexicana. También sirvió para descubrir, el día siguiente de la función, esta población donde el teatro clásico español sigue vivo como en pleno siglo XVII. Bajo estas líneas encontraréis la crónica que Genie, de la Escuela del Espectador, hizo de esta experiencia.

En Un home se’n va, Vicenç Villatoro afirma que el viaje hacia algún lugar supone no sólo trasladarse por el espacio sino también a través del tiempo. La ida de la Escuela del Espectador de la Sagrera hacia la Mancha contiene quizás un matiz diferente del libro, pero de hecho guarda un pedazo de verdad. Recorrer seiscientos noventa y cinco kilómetros (Barcelona-Almagro) es sin lugar a dudas un viaje temporal, aunque H.G. Wells discreparía.

Almagro, denominada así por los árabes en referencia a la arcilla rojiza de la zona, se encuentra situada a la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha rodeada de planúria y paisaje de horizonte infinito; calles adoquinadas, palacios, portales de casas “hidalgas”, la emblemática plaza mayor con sus arcadas evocan al visitante una época quizás soñada, quizás vista en nuestros libros de historia de la escuela.

Patio del Corral de Comedias de Almagro

El éxito de las primeras Jornadas de Teatro Clásico Español convocadas en Almagro en 1978 animó a crear el Festival de Teatro Clásico. Desde entonces se han añadido varios espacios escénicos de Almagro como por ejemplo el Hospital de San Juan, el Patio de Fúcares, el Teatro Municipal o el Silo, reduciendo así el número de representaciones en el Corral de la Comedia.

Final de la obra Juana Inés, paráfrasis de sí misma
De Sala Atrium al Festival de Almagro

Ante esta pincelada descrita más arriba sobre el lugar y las circunstancias teatrales de Almagro, sería fácil entender por qué la Escuela del Espectador se traslada al municipio manchego. Un buen motivo para hacer casi una jornada de trayecto, pero no el más considerable. La compañía de Teatro Nómada y Teatro Estudio TEES de Guadalajara (México) fue residente en 2017 en la Nau Ivanow cuando ganó la beca DespertaLab que se concede a jóvenes compañías de creación escénica tanto en el ámbito nacional como internacional. En la Nau, la Escuela del Espectador pudo experimentar un viaje —porque de viajes siempre va la cosa— como testigo de la concepción y transformación de una obra profunda Juana Inés: paráfrasis de sí misma dedicada a la poeta e intelectual mexicana, una desconcertante monja contada de soslayo en las clases de literatura, que desde el siglo XVII nos llega hasta hoy los poderosos versos:

“Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis”.

La compañía de Jalisco está formada por jóvenes actores que dan un valor añadido a su interés por una complicada poesía y la proyección del pasado a nuestros días del problema endémico del machismo. Doble lección que se merece un lugar en cualquier festival como el de Almagro.

La obra se estrenó en Sala Atrium de Barcelona justo un año antes; ha estado en cartel por diferentes teatros mexicanos, y ahora volvía con la experiencia de un año recorrido —como no, el espacio y el tiempo de nuevo— con algunos cambios que inevitablemente estimulan la puesta en escena día detrás día a lo largo de las funciones donde Karla Constantini, María Balam, Jose Jaime Argote y Darío Rocas recitan las palabras de Juana Inés encima del escenario.

La Escuela del Espectador de la Sagrera y las compañías Teatro Nómada y Teatro Estudio TEES
Mención especial del jurado

Supimos de nuevo en Barcelona que la obra no ganó pero sí consiguió una mención especial del jurado. Nos confesamos incondicionales de la compañía Nómada y Estudio y su obra; será una opinión sesgada pero hay que decir que el espacio donde actuaron, el Silo, no facilitó mucho la puesta en escena: algunos insectos molestos, un niño de corta edad en el público (espectáculo no indicado para menores) hablaba y reía sin la intervención de los padres y unas cuántas equivocaciones técnicas en la iluminación restó fuerza. Una fuerza, justo es decir, descomunal en que los cuatro actores y el director, Fernando Sakanassi, han abocado en este viaje del espacio Guadalajara-Barcelona-Almagro y del tiempo dedicado a dar relevancia a la figura de Juana y a todas las mujeres que siempre serán ignoradas igual que la profetessa Cassandra.

Es curioso que al acabar este artículo me doy cuenta de un detalle quizás tan evidente como simple: durante casi cuarenta y ocho horas hemos sido nómadas.

 

Genie Günzberg Moll
Escuela del Espectador de la Sagrera

Comparteix