Acompañamiento internacional de los centros – Toni González

Las estructuras artísticas y culturales públicas y privadas que reciben una cantidad importante de financiación pública son responsables de que su actividad favorezca y desarrolle su tejido artístico más cercano. Supuestamente, la estructura cuenta con recursos para ponerlos a disposición de los artistas, desgraciadamente precarios, y acompañarlos para que puedan desplegar todo su potencial. Para poder hacerlo, la estructura artística debe disponer de información, contactos y capacidad de gestión que el artista normalmente no tiene. Entre estos recursos, uno de imprescindible para hacer avanzar una carrera es el acceso a nuevos circuitos y mercados, y la internacionalización.

Abrirse a nuevos circuitos o mercados, tanto nacionales como internacionales, es una de las tareas que una compañía artística debe realizar para obtener más rendimiento de su trabajo, más visibilidad, oportunidades de compartir y colaborar, confrontarse con otras creadores y públicos y, en definitiva, acceder a nuevas oportunidades de trabajo y fuentes de financiación. El trabajo de una compañía cuando se encuentra sola ante la tarea de internacionalizarse puede ser abrumador y desalienta la mayoría. La falta de información, contactos y capacidad de gestión hace a menudo imposible emprender nuevos caminos.

Desafortunadamente, la mayoría de centros escénicos públicos no asumen esta responsabilidad. Unos se contentan a programar, otros a ceder espacios, otros proporcionan formación básica, pero lo que significa acompañar las carreras de artistas profesionales y cuidar que puedan encontrar y poner en marcha los caminos más favorables, lo hacen muy pocos en Barcelona y en Cataluña. Muchos delegan este trabajo en las instituciones, principalmente en el Institut Ramon Llull y la Institut Catalán de las Empresas Culturales, y se desentienden de cualquier responsabilidad.

Con la Nau Ivanow estamos trabajando para poder asumir con garantías la responsabilidad de un acompañamiento internacional efectivo de los artistas y las compañías del entorno más cercano. Se trata de un proceso en el que, antes que nada, sea la misma Nave quien esté conectada en el ámbito nacional e internacional: participar en las redes de profesionales y de estructuras similares, ser conocida, reconocida y apreciada por su trabajo . En definitiva, establecer una red de relaciones y complicidades en todo el mundo. En segundo lugar, participar y colaborar en proyectos artísticos y culturales internacionales donde se creen oportunidades para compañías y artistas cercanos a la Nau. Para terminar el proceso, ser capaces de establecer un servicio de asesoramiento y apoyo a artistas y compañías que puedan afrontar con garantías su propio proceso de internacionalización.

Si se hace de esta manera, la Nau Ivanow podrá cumplir con su responsabilidad de servicio público y de regreso al tejido artístico, al ser dinamizadora de las carreras de las compañías de teatro.

Acompañarlas a abrir nuevos caminos más allá para su desarrollo artístico y profesional se entiende como una tarea prioritaria de todo centro y fábrica de creación que la Nau Ivanow asume con decisión.

TONI GONZÁLEZ
Consultor para la
mobilidad artística
Comparteix